Que siempre no…

Que siempre no... - Garcí
Que siempre no… – Garcí

En todo el mundo, el intento de golpe de estado en Estados Unidos, cuándo tras un mitin en que Donald Trump se declaró “ganador de la elección” y llamó a impedir el fraude, incluso exigiéndole al Vicepresidente Mike Pence que “se opusiera a los resultados espurios de las elecciones en cuatro estados”, un grupo violento tomó el Capitolio y suspendió la sesión del Senado. Incuso, lograron desmontar una bandera de EE.UU. del techo y estuvieron a punto de poner una de “Trump is my president”. En el asalto al recinto parlamentario, brillaron banderas confederadas, los Proud Boys, el KKK, los supremacistas blancos, algunos evangélicos tradicionalistas, y otros que sienten como afrenta que tendrán un presidente católico (Joe Biden) y una vicepresidenta mujer, hija de jamaiquino e hindú (Kamala Harris). De todo el mundo llovieron protestas en contra de Trump: Obvio, el Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau se dijo “sorprendido y molesto” por el ataque a la democracia en su vecino; incluso Boris Johnson, primer ministro inglés -y calca de Trump, según muchos, por su estilo populista y su desprecio a la ciencia y al multilateralismo- le pidió que “aceptara los resultados y dejara de atacar la democracia”. También el presidente de Argentina lamentó los hechos violentos, que acabaron con cuatro muertos y más de 50 detenidos. Solo un país importante, uno de los tres que se negaron a reconocer el triunfo de Biden “hasta que se agote el proceso legal” no se declaró ayer sobre el tema. ¿Será porque le estaban dando apoyo logístico a Trump sobre cómo se desconoce una derrota electoral y se declara uno “presidente legítimo”? Con esas ganas que tienen de pelearse con Biden, nos queda claro que algo como lo que pinta Garcí en El Financiero no es del todo imposible…