Funcionario sin igual

Funcionario sin igual - Horax
Funcionario sin igual – Horax

El tema de responder a una crítica adecuada y bien fundada con un elogio desmedido y sin sentido: queda uno en ridículo. Ante las quejas y protestas por la incongruencia del Subsecretario de Salud viajando a Oaxaca en plan romántico, mientras que le pide a todos los mexicanos vehemente “quédate en casa” mientras que la capital está en semáforo rojo y los hospitales al 80%… ¿Qué dijo el presidente? Que lo atacan porque “no creo que haya en el mundo de un funcionario con sus características”. Y leyó su currículum. La queja no es porque no esté instruido o técnicamente formado: es porque políticamente se ha puesto de tape ante el presidente. Lo mismo dice que “es una fuerza moral, no de contagio” para impedir que suspenda sus giras, o que el cubrebocas “sirve para lo que sirve y, desafortunadamente, no sirve para lo que no sirve”. O sea… en efecto, no hay mejor tape en el mundo: ni los tapetes persas son tan útiles para el poder como López-Gatell. Pero no está lejos el día en que deje de ser útil al presidente López Obrador y, por tanto, pase de tapete a deshecho. Y entonces esos elogios y el “no estás solo”, coreado en Palacio Nacional, sonará a burla y no a reconocimiento. Por lo pronto, habían dicho que 60,000 muertos sería “catastrófico”. Ya vamos en 130,000. Y la vacuna, al ritmo actual, requerirá siete años para inocular al 70% de la población. Dijeron que en seis meses estaríamos todos vacunados. Cuándo llegue la elección y no vayamos ni en 25% de vacunados, veremos salir al Dr. Muerte como chivo expiatorio de un gobierno que será recordado por sus errores en el manejo de la pandemia de Coronavirus, el tercero más malo del mundo. Horax en Milenio.