Ordeña

Ordeña - Rictus

Ordeña – Rictus

Nos da gusto que el presidente López Obrador decidió encarar uno de los grupos del crimen organizado más peligrosos: El huachicol o robo de combustibles.Por lo pronto, Ejército y Marina entraron a la Refinería de Salamanca y tomaron el control del cuarto de supervisión de los ductos de todo el país. Se estima que el robo de combustibles causaba pérdidas de casi 60 mil millones de pesos al año. Digamos, todo el presupuesto para el campo -sin recortes-. Así que es importante que se haga eso, incluso reemplazando a personal de PEMEX, que se considera participa en 80% de los robos a la paraestatal. Hay un riesgo: que este grupo delincuencial, armado y peligroso, responda con violencia en contra del Gobierno, como pasó en la “guerra contra el narcotráfico”. Porque hay pueblos enteros que hoy viven de eso (particularmente en Puebla y Guanajuato, pero también en Jalisco, Veracruz, Querétaro y el Estado de México). Y el otro problema es el Sindicato y el robo de los impuestos, en especial del IEPS. Así que parar la ordeña no es fácil, aunque reconocemos el avance. Rictus en El Financiero.

 

Anuncios