El Peje y su pandilla

El Peje y su pandilla - Chavo del Toro
El Peje y su pandilla – Chavo del Toro

En 1961, la compañía de dibujos animados creadora de Los Picapiedra y otros icónicos personajes, lanzó una caricatura sobre un gato mañoso y ladino, pero de buen corazón, que vivía en Nueva York tratando de hacer negocios exitosos… aunque buena parte fueran puras estafas y burlándose de la ley. Solo duró un año, 30 episodios. A los norteamericanos no les gustó un personaje que se burla de la ley, En parte, porque las voces eran como de película de mafia. ¿Mafia para niños? Mala idea. Pero en América Latina, y gracias a un magnífico doblaje y transculturización, la serie se volvió de culto, pasando por casi tres décadas -de 1962 a 1990- en el Canal 5 de México. Y como eran pocos episodios, muchos niños se los aprendieron de memoria. Uno de los mejores personajes era Benito Bodoque, doblado por Jorge Arvizu “el Tata”, quien además fue la voz de Pedro Picapiedra y del Súper Agente 86, entre otras icónicas series de las décadas de 1960 y 1970. Para la campaña de 2012, hizo spots con sus voces diciendo “no se me apendeje, vote por el Peje”. Por eso, ayer en la mañanera le dedicó un buen rato a hablar de Arvizu e, incluso, puso un fragmento de Don Gato… Hacia medio día salió el hermano de Arvizu para recordar que, poco antes de su muerte, decía estar arrepentido porque “no era lo que se esperaba” y que fue un fiasco. Y por la noche se supo que la Fiscalía General de la República desestimaba las acusaciones contra el general Cienfuegos y que estaba libre y es inocente. Pero en la mañanera de hoy, el presidente salió a decir que era culpa de la DEA que “había acusado sin pruebas”. Obvio que un gobierno que depende tanto del Ejército no va a culpar al ex Secretario de la Defensa -aunque sea todo lo que dijo el gobierno de EE.UU. que era-. Así que, hablando maravillas de un actor de doblaje (porque lo apoyó en la campaña) y peleándose más con el gobierno de Estados Unidos, como dice Chavo del Toro en El Economista, que este es un gobierno de pandilla, con un mañoso y ladino (pero de buen corazón) como líder y con un Estado de Derecho de caricatura… Porque decir que “la DEA no hizo su trabajo” no es probar que es inocente el acusado: es demostrar que no pueden juzgarlo sin arriesgarse a perder el apoyo de lo único que les queda para mantenerse en el poder… por un ratito, porque ya viene la elección intermedia y muy probablemente pierdan la mayoría en la Cámara de Diputados y más de la mitad de las gubernaturas en juego. Y no por que la oposición sea mejor: es porque muchos se están cansando de tragar sapos y hacer maromas, y otros ven que están tan llenos de mentiras como los que iban a reemplazar. Veremos.