Asilo a Assange

Asilo a Assange - Fisgón
Asilo a Assange – Fisgón

Ayer se supo que Reino Unido no extraditará a Julian Assange, acusado por Estados Unidos de violar su seguridad nacional y hacer espionaje al publicar WikiLeaks, el más grande esfuerzo por hacer pública información clasificada. Y de inmediato, antes de que lo pidiera, el gobierno mexicano le ofreció asilo, respetando así dos de sus tradiciones, una de larga data y otra de este gobierno: La de larga data es ser un país refugio de los perseguidos políticos, dónde todos los asilados tienen derecho a buscar la paz y felicidad que les negó su nación. Refugiados famosos como León Trotsky, Salman Rushdie, el Sha de Irán y otros, como los refugiados republicanos españoles o los chilenos exiliados por el golpe de Pinochet. La otra, más reciente, es ser serviles con Donald Trump y “respondones” con el resto del gobierno de Estados Unidos, lo que en buen español se llama “pend*jada”. ¿Acabamos de aprobar una ley para prohibir operar a los espías de gobiernos extranjeros y vamos a asilar al mayor delator del espionaje global? ¿Qué creen que opinará Joe Biden y el nuevo gobierno americano, a quien no le caemos bien desde antes? Preparémonos para el coletazo que esa decisión nos va a traer. Y recordemos lo que pasó con Evo Morales: pasó de un refugiado a quien hasta avión le mandamos para que “no le hicieran nada” y nos peleamos con Brasil por invadir su espacio aéreo… para que en unos meses probara que había violado nuestras leyes de asilo al participar en la política de su país y tuvimos que expulsarlo. Así que qué bien por la tradición mexicana de proteger a los perseguidos políticos, y que error del Presidente de ofrecerse de tapete a un enemigo de su enemigo, pensando que es amigo, cuándo en realidad nos va a costar demasiado. Ya lo vimos con Evo Morales y con el propio Assange en sus “refugios” en Inglaterra y la embajada de Ecuador: acabó traicionando la mano que lo cuidó. Veremos en qué acaba todo este lío. Cartón de Fisgón en La Jornada.