Chueco y Checo

Chueco y checo. - Alarcón
Chueco y checo. – Alarcón

Este fin de semana pasaron dos cosas realmente atípicas: en el mundo del automovilismo, Sergio “Checo” Pérez hizo historia: tras diez años en la Fórmula 1, ganó el primer lugar en el Gran Premio de Sakhir, tras haber sufrido un accidente en las primeras vueltas que lo mandaron al lugar 18. Y ahora que, tras haberse quedado sin equipo para la próxima temporada y habiendo perdido parte de ésta por el COVID, este triunfo es algo muy peculiar, en especial porque no ocurría desde que Pedro Rodríguez ganó en 1967. A tal grado que hasta el Twitter oficial de la Fórmula 1 se salió de sus cánones de comunicación. Es algo para sentirnos orgullosos. Del otro lado, al final de la semana pasada se supo que la prima del presidente, Felipa Obrador, obtuvo contratos en PEMEX por adjudicación directa en poco más de 350 millones de pesos… Según esto, se los dieron porque “hubo fallas en el proceso” y no se sabía que era ella, si bien ya había sido proveedora de la empresa productiva del Estado desde antes. La diferencia es que ganaba concursos por 8 y hasta 20 millones de pesos, y ahora le adjudicaron directamente más 300 millones. Ya se ordenó cancelar todos esos contratos, pero… ¿será porque se hizo público el dato? Muy probablemente sea el único motivo. Total, que entre Checo y Chueco, hay poca diferencia pero muchas emociones encontradas. Alarcón en El Heraldo.