A Diego Selejué

A Diego Selejúe - Fisgón

A Diego Selejúe – Fisgón

Se quejó el gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez que “se politiza la seguridad en su Estado”, porque el presidente declaró que su fiscal no está trabajando y que tiene vínculos con José Antonio Yépez “El Marro”, líder huachicolero. La semana pasada estuvieron a punto de detenerlo, pero a la que agarraron fue a su mamá, con dos millones de pesos en efectivo y un kilo de metanfetaminas. Esto provocó violentos ataques en varias ciudades del estado -principalmente Celaya- y que apareciera en un video El Marro, llorando, diciendo que “es de poco hombres” meterse con la familia y jurando venganza. El presidente declaró que “Se dice que no se integró bien la averiguación y es una forma de ocultar un acuerdo, una transa para decirlo con claridad”. Adelantó que investigarán por qué fueron liberados los detenidos y criticó que el fiscal, Carlos Zamarripa Aguirre, lleve 12 años al frente de la procuración de justicia y no disminuyan los homicidios. “Es un estado que tiene muy elevados índices de homicidios, el estado con más homicidios, ya lleva tiempo y las autoridades judiciales son las mismas. El fiscal de Guanajuato lleva ya muchos años, 12 años, y tiene que haber una renovación en Guanajuato”, sostuvo. Pues ¿Qué creen? Ya liberaron a la señora y a cuatro personas más. No se pudo probar ninguno de los delitos, que porque ni la fiscalía del estado ni la General de la República integraron adecuadamente las carpetas de investigación. Y, como se podrán imaginar, no estaban preparados ni para encontrar a la señora, ni para encontrar drogas, ni para probarle delincuencia organizada ni nada de nada. Iban por el marro, no por su mamá. Así que ella ya quedó libre, el hijo impune, el fiscal local embarrado y el gobernador Diego Sinhue Rodríguez… Selejué la detenida y se le escapó el tal Marro. Como sea, por complicidad o negligencia federal o local, es el tipo de cosas que hacen ver que somos un Estado Fallido, lo que no se resolverá con abrazos. Fisgón en La Jornada.