Apercibimientos

Apercibimientos - Perujo

Apercibimientos – Perujo

Fuerte, muy fuerte el cartón de Perujo de hoy, pero tiene sentido y se los vamos a comentar: el viernes en la noche, el conductor del noticiero estelar de TV Azteca, dijo que “no le haga caso a López-Gatell” y presentó una nota en que se afirmaba que las cifras de la conferencia de las 7 p.m. no coincide con lo que dicen los estados, y que había una fuerte manipulación de los datos. Hay que recordar que un par de días antes el subsecretario de salud amenazó con “Clausurar aquellos negocios que no respeten la cuarentena”, lo que incluye, entre otros, las tiendas Elektra, propiedad de Ricardo Salinas. Pero como el también dueño de la televisora es uno de los “consentidos” del presidente Löpez pues no va a hacer caso. Tiene la administración de la pensión de adultos mayores y de las becas “Benito Juárez” así como de los pagos a “Jóvenes construyendo el futuro”, tres de los más importantes programas sociales; debe 25 mil millones en impuestos que no se le han cobrado y acaba de recibir un contrato de la SEP por seguros de varios miles de millones de pesos. Su fortuna personal ha crecido 56% en lo que va del sexenio, aunque TV Azteca esté quebrada. En fin, que la Secretaría de Gobernación le lanzó un apercibimiento para decirle que pida una disculpa o podría ser sancionada. Pero llamar a desobedecer a la autoridad en plena crisis sanitaria no requería un apercibimiento: requería una cancelación de la concesión. Pero más tarde salió el presidente a pedir que se perdone a Javier Alatorre; “Es un buen hombre que se equivocó” y pidió a sus simpatizantes que detuvieran la “guerra de descalificaciones hacia mis amigos”. Eso sí: si fuera el Chicharito diciendo que está mal que los futbolistas ganen más que los doctores; o Thalia diciendo que se queden en casa, o Derbez diciendo que faltan insumos en hospitales, son parte de un complot golpista de la derecha, pagado por quién sabe qué fuerzas obscuras: pero como es un aliado cometiendo un delito al pedir desobediencia abierta contra el gobierno, “es un error de un buen hombre”. Por eso dice Perujo que ya hay que cambiarle el agua al florero -en clara alusión a Olga Sánchez Florero, perdón, Cordero- y cambiarle al canal para dejar de ver TV Azteca… aunque el presidente pida que se le perdone. Vaya, fue tal el error de las tres partes -Azteca, SEGOB y el presidente- que muchos simpatizantes de la 4T expresaron su desacuerdo con el dicho presidencial. Pero, por supuesto… “aquí no pasa nada”.