Solito

Solito - Horax

Solito – Horax

En México casi no hay oposición al gobierno. Los partidos que no apoyaron su campaña presidencial están desdibujados, sin figuras de liderazgo, sin más argumento que oponerse al presidente “porque si”. Mal. Muy débiles y abandonados. Pero la mayor oposición al gobierno es… el propio presidente. Con su posición intransigente que no escucha consejos -ni de su propio equipo-; con decisiones erradas en el manejo de las crisis de salud y económica y neceando con sus obras inútiles y elefantes blancos (Dos Bocas, Santa Lucía, Tren Maya y el Corredor “Transísmico”, como publicaron en un decreto esta semana); y ampliando sus errores, se está crucificando solo. En las distintas encuestas serias ha perdido 10 puntos de popularidad en el último mes; en algunas, llegan hasta 48% en las más bajas. Es decir, la mayoría ya no lo apoya. Pero sigue sin cambiar… y se está crucificando solito, fiel a su rol de mártir. Así no se puede. Horax en Milenio.