Transparencia total

Transparencia Total - Nerilicón

Transparencia Total – Nerilicón

Pues uno de los motivos por los que Andrés Manuel ganó la presidencia con 30 millones de votos, fue el hartazgo contra la corrupción, que siempre ha existido pero que bajo Peña Nieto alcanzó niveles escandalosos. Allí están las casas de Malinalco y la Blanca de las Lomas como ejemplos. Y no porque hayan sido “regalos”, sino por las condiciones tan favorables para su financiamiento y su incompatibilidad entre el valor comercial y los ingresos declarados de sus dueños. Pero salimos de Guatemala para entrar en Guatepeor: hoy el 70% de las compras de gobierno son vía adjudicaciones directas en vez de licitaciones públicas; y aunque la Secretaría de la Función Pública dice -y con razón- que son muchos más contratos los que se licitan, en montos es hasta 7 de cada 10 pesos lo que asigna directamente. Pulverizaron ciertas compras en lo que concentraron otras. El número de proveedores grandes se ha reducido y en algunos casos se ha vetado a quienes más experiencia tienen -acusándolos de haber sido “corruptos” o “consentidos del régimen”- para meter a otros que ni saben ni pueden… Y todo para ahorrar 17 mil pesos en un contrato de cinco millones, como en el caso de las medicinas contra el cáncer. Nos comentaba un amigo que ha sido proveedor de gobierno por varios sexenios: “Antes me pedían el 10% del contrato pero me pagaban al día; con Peña, el 20% y crédito a tres meses. Ahora me piden el 30%, mordida por anticipado y no me han pagado nada en todo el año. Y con la amenaza de que, si hablo, me cancelan todo y me encarcelan”. Le ofrecimos que por qué no denuncia. “¿Para que me ataquen en una mañanera? Mejor no, gracias”. Lo bueno es que México ya cambió y las cosas son diferentes… al menos para uno. Porque para el resto son peores. Y no van a mejorar.