El avión de los huevos de oro

El avión de los huevos de oro - Nerilicón

El avión de los huevos de oro – Nerilicón

Esa obsesión con el avión presidencial era un lujo “que no tiene ni Obama” es una tontería. Por ejemplo: se consideró como precio del bien cinco mil millones de pesos; pero en realidad se pagaron poco más de mil seiscientos, el 30%. Porque el resto es por la manutención y operación por 20 años. El avión no es propio, sino rentado, y el pago que ya se hizo era sólo por la firma del contrato. Si se vendiera en los 150 millones de dólares que estiman, apenas se pagará el 86% de las obligaciones. O sea, hay que meterle Eso sin contar que estamos pagando casi 700,000 dólares mensuales por “estacionarlo” en Estados Unidos en vez de guardarlo en su hangar en México. El problema es que el presidente ya se gastó esos fondos… cuatro veces. Prometió que con ese dinero que se ahorre del avión presidencial apoyará a víctimas de la violencia (en septiembre de 2018), financiará programas sociales (en abril), el Plan migrante (en junio) y llevará agua a Zacualtipán, Hidalgo (promesa que hizo este 17 de septiembre), aunque el gobierno de México no obtendrá ganancias por él. Y eso sin contar que, aunque no se pague por el avión, el presidente sigue volando -aunque sea por línea comercial- y eso también cuesta. Pero “se vale soñar”. Nerilicón en El Economista.

 

Anuncios