El mal ejemplo

El mal ejemplo - Horax

El mal ejemplo – Horax

Está bien: aceptemos la idea de que la “ley garrote” en Tabasco -esa que criminaliza las marchas, plantones y bloqueos de la vía pública con más años de cárcel que, incluso, el robo- no es cosa del presidente López sino del gobernador Adán Augusto López Hernández. Y que lo hace para garantizar que nada ni nadie se oponga a la refinería de Dos Bocas. Lo cierto es que tanto el gobernador como su mayoría legislativa son de MORENA, el partido del presidente. Y que es irónico que prohíben la conducta que lo lanzó de la política local a la nacional, cuándo bloqueó pozos de PEMEX y luego marchó a la Ciudad de México en protesta por un supuesto fraude electoral local. Hay que insistirlo: prohibir lo que hizo la carrera de López Obrador es una de las más graves incongruencias de la Cuarta Transformación. ¡Así no, presidente! Todos tenemos el derecho de hacer lo que usted hizo, sin que nos limiten y menos nos encarcelen. Se llama “Congruencia” y se supone que es lo que usted más pondera en su vida. ¡Hágalo! Horax en Milenio.

Anuncios