Pre-misas

Pre-misas - Calderón

Pre-misas – Calderón

Duro, contundente y a la cabeza. Porque es cierto, la principal crítica válida contra López Obrador y su gobierno no es por ser de izquierda. Es por apelar a una supuesta superioridad moral -a veces, en tonos francamente religiosos; más que conferencia de prensa parece una misa con su homilía y toda la cosa-. En fin, que las incongruencias de esta semana bastan para destruir todo afán de superioridad moral: es definitivamente falso. Veamos: Acusó a Felipe Calderón de «inmoral e ilegal» por brindar asesorías a empresas extranjeras. Pero… le quitó su pensión de expresidente. Y la ley permite que trabajen tras un cierto periodo después de su mandato, lapso que ya cumplió Calderón. Fue tan errónea la crítica que hasta le pidió disculpas -pero se negó a retractarse y menos aún a debatir con él-. Pero en el mismo lapso: 1.- se cambió la Ley Taibo, para darle un cargo para el que estaba impedido Paco Ignacio Taibo II; 2.- Se postularon a tres cercanas colaboras suyos para la terna de la Corte: Yasmín Esquivel, esposa de José María Rioboó, Loretta Ortiz, ex diputada por Morena y Celia Maya, ex candidata a Gobernadora de Querétaro. Es decir, la militancia no es ilegal, pero se ve inmoral. 3.- Quiere quitar las reformas estructurales de Peña Nieto porque son «entreguismo que favorece a los extranjeros», pero fueron a comprar más de 600 pipas para Pemex al extranjero, sin licitación ni transparencia que valga. 4.- siguen despidos masivos de burócratas y otros de mala manera. 5.- Alegando que «hay corrupción» recortaron 50% los presupuestos de las estancias infantiles y hasta propusieron que «los cuiden los abuelos». 6.- Presumió que había inducido un fallo de la Suprema Corte «porque hay que acabar con la corrupción». Y 7.- Atacó al periódico Reforma por haber publicado una inconsistencia en la declaración patrimonial de la Secretaria de Gobernación… que tras seis versiones distintas salió a decir que «fue un error» y que si estaba originalmente declarada -pero no han enseñado la declaración original-.  Total, que se vale ser de izquierdas y defender sus posiciones. Lo que no se vale es presumir «superioridad moral» y hacer en una semana todo el catálogo de marranadas que a los otros les tomaba seis meses… Cartón por Paco Calderón. Click sobre la imagen para agrandar.