Protección

Protección - Helguera

Protección – Helguera

Hace casi cinco años, cuándo surgió la primera acusación en contra de Rosario Robles por sus presuntos desvíos en SEDESOL el presidente Peña Nieto le dijo: «no te preocupes Rosario, así atacan cuándo uno hace algo bien». Y no pasó nada: siguieron lloviendo acusaciones de malos manejos, y lo más que pasó es que la cambiaron de SEDESOL a SEDATU (Y no por ella: fue porque un consentido del presidente necesitaba «más visibilidad» para ser presidenciable). Pero bueno: en el camino salieron más y más evidencias de que Rosario Robles -o su equipo- hacían malos manejos: al grado que José Antonio Meade reportó haber iniciado procesos contra ¡más de mil funcionarios de SEDESOL por malos manejos!. Luego apareció La Estafa Maestra -mecanismo para desviar recursos de combate a la pobreza a universidades que «la estudiaban» pero no hacían nada-. Y ahora la acusación es por 700 millones de pesos desviados en efectivo. ¿Su alegato? «Es que mi nombre vende, pero soy totalmente inocente». Una de dos: O es tan pero tan tonta que no sabe lo que hace su primer cículo, o es tan pero tan corrupta que le vale. Lo cierto es que el gobierno del «no te preocupes, Rosario» se acaba en menos de tres meses… ¿Se empezará a preocupar? Porque al ser militante de izquierdas que se movió al PRI y enemiga personal de López Obrador, más con las sospechas fundadas, hay todos los elementos para procesarla como ejemplo de combate a la corrupción, así sea simplemente para que en cinco años salga libre «por falta de pruebas», como le pasó recientemente a Elba Esther Gordillo, villana favorita de este sexenio. Helguera en La Jornada.