Separación

Separación - Hernández

Separación – Hernández

En efecto, la medida de separar niños migrantes de sus padres no es nueva. Ya la hacía Obama. El hecho de publicarla como una estrategia de “intimidación y limitación”, sí. La intención es convencer a su base de que es “duro con la inmigración” y hacerle ver a los migrantes que corren riesgos de perder a sus hijos. Pero es tan cruel la medida que hasta en E.U: senadores y representantes de ambos partidos han salido a criticarla y acusarla de “antiamericana”. A tal grado que, incluso, los miembros de la iglesia a la que asiste regularmente el fiscal general Jeff Sessions le pidieron que no se presente en su Templo en tanto no retire esa “política anticristiana”. Aunque por otro lado hay quien salió a justificar la medida en la Biblia, diciendo que el buen libro habla de “aplicar la ley” y de alejar “a los niños de quien rompe la ley”. No les digo… Están medio locos al justificar la crueldad y trato inhumano con un libro cuyo mensaje principal es de amor y ayuda al prójimo. Hernández en La Jornada nos da una explicación de por qué Trump no lo ve mal.

 

Anuncios