Separador

Separador - Alarcón

Separador – Alarcón

Duda razonable: ¿Qué separa al candidato más preparado y con mayor experiencia de gobierno de la gran mayoría de los votantes? Sí, lo pensó bien: el partido que lo postula. Porque a Pepe Meade no le ayuda tener que decir que “Peña Nieto es honesto” (aunque lo fuera, la percepción pública desde el escándalo de la Casa Blanca de las Lomas es la opuesta), que Romero Deschamps es “impecable porque no hay denuncias en su contra” a diferencia de Napito o Elba Esther (que las tienen por voltearse al régimen, no porque ellos si fueran malos). O que diga que “van a ganar como tengan que ganar”. Y más porque el PRI regresó al poder con el lema popular: “Que se vayan los ineptos, aunque vuelvan los ladrones”. Pues bien, resultó que los ladrones se volvieron también ineptos. O esa es la percepción cuándo el presidente Peña tiene una aprobación inferior al 20% y el PRI el mayor rechazo, con 50% o más de los encuestados diciendo que jamás votarían por ese partido (contra 20% que dice lo mismo de AMLO). Es triste la situación para Meade. Y es que la apuesta era: “un candidato externo al PRI, para que el ciudadano se acerque al candidato”. Pero el Partido siente ajeno al candidato y el ciudadano lo siente priísta. El peor escenario para él. ¿Se animará a romper con Peña, o le basta acercarse al Partido que va perdiendo en 8 de 9 elecciones de gobernador? Veremos. Alarcón en El Heraldo.

Anuncios