Grito…

Grito... - Rictus

Grito… – Rictus

Quesque porque desde tribuna el diputado morenista Ariel Juárez “les faltó al respeto” y denunció los delitos del coordinador priísta César Camacho. Que porque se estaba burlando de ellas y su bancada. Quesque porque así se llevan. En la sesión del jueves pasado, un grupo de diputadas priístas le gritaron a Ariel el célebre grito futbolero que nos ha causado hasta multas de parte de la FIFA: “Eeeeeeh…. ¡Puto!”. Y desde el jueves en que ocurrió el hecho, el debate está candente: ¿Cómo hablan así las PRIncesas? ¿No es faltarle el respeto a la “máxima tribuna de la Nación”? ¿No es eso denigrar a la Cámara de Diputados y demeritar el debate legislativo? ¿Deben seguir siendo parte de las comisiones de Derechos Humanos y para Prevenir la violencia contra las mujeres a pesar de ser incongruentes? (Sí, si pueden. La congruencia no es requisito legal). ¿Puede sancionarlas la CONAPRED por discriminar y por homófobas? (No, no puede: tienen fuero para expresar su opinión). Pues bueno, ayer su coordinador de bancada y defendido a gritos carretoneros dijo que no, que no ofendieron: Ellas le gritaron “Bruto”, no “puto”. Asunto resuelto: Bruto no es ofensa, es el nombre del Senador que mató a su mentor, Julio César, a traición en el piso del Senado. Misterio resuelto. Nos faltaban clases de historia. Rictus en El Financiero.