No soy un político, soy un zombie

No soy un político, soy un zombie - Rocha

No soy un político, soy un zombie – Rocha

Y este día de muertos, uno de los disfraces más utiizados es el de “Muerto viviente”, o Zombie. Lo aplicaron todos los que aspiran a ser candidatos presidenciales independientes -menos una, que se disfrazó de la Bruja Amargarita, dicen- y todos los que aspiran a ser candiatos del Frente Ciudadano -menos uno, que se disfrazó de hombre honesto, aunque es un cAnaya, dicen-. En fin, que de Zombies y aspirantes gritones “no estoy muerto” están llenos los panteones. Rocha en La Jornada.