Cabalga con el Diablo

Cabalga con el Diablo - Calderón

Cabalga con el Diablo – Calderón

¡Ay ay ay! En verdad que las lecturas “contemporáneas” de lo sucedido en otros tiempos se prestan para complicar más los problemas. Las estatuas para el General Lee y otros “esclavistas” no se construyeron al final de la Guerra Civil -en la década de 1860-, sino 30 años después -en la década de 1890-, cuándo los programas de reconstrucción nacional estaban fallando, con otro empuje en la década de 1910. Y la oleada anterior de rechazo a ellos surgió en la década de 1960, con los movimientos de defensa de los Derechos Civiles y la consecuente reacción violenta del Ku Kux Klan y los supremacistas blancos. Y si: es la llegada de un racista a la Casa Blanca tras un presidente afroamericano lo que ha desatado la actual controversia, que ya llegó a cobrar vidas en Charlottesville y que amenaza con radicalizarse. Pero como bien dice en su cartón Paco Calderón, de una vez que quiten el monumento a los separatistas tejanos de El Alamo: en esos años, México ya había abolido la esclavitud y el intento de Independencia de Texas buscaba anexar otro estado a la causa Sureña en la guerra que se veía venir. Y solo para recordar: en El Alamo, el ejército mexicano acabó con un reducto de independentistas tejanos, incluyendo a David Crockett. “Remember The Alamo” se volvió un grito de guerra de los independentistas. En venganza, los tejanos persiguieron al ejército mexicano al mando de Antonio López de Santa Anna hasta que, capturado sin pelear por Sam Houston (dicen que estaba dormido con una potente cruda), capituló entregando la mitad del territorio nacional.  A ver cuándo empieza la siguiente guerra civil en aquel país.

Click sobre la imagen para agrandar.