Fueron los días de ayer…

Fueron los días de ayer... - Calderón

Fueron los días de ayer… – Calderón

Y si: esos “años dorados” que algunos añoran con ahínco estuvieron bien y permitieron mucho crecimiento y bienestar… pero no fueron perfectos. Por ejemplo, en México pasamos de 39 millones en 1950 a 75.8 millones de habitantes entre 1950 y 1980. Casi el doble de población, en un momento en que las computadoras no habían desplazado la mano de obra. Es decir, requeríamos miles de arquitectos para dibujar planos, contadores para llevar registros… Y todo eso que hoy una sola persona puede hacer desde una computadora barata. Años en que traer un radio de transistores desde Japón era una hazaña de comercio internacional y eran carísimos; hoy pueden comprar un MP3 con 1000 canciones en menos de 50 pesos. O sea… el cambio tecnológico hace que cualquier persona de hoy viva mejor de lo que vivía un rey hace doscientos años -en términos de atención médica, servicios como luz, agua y drenaje, y diversión, principalmente. Una tele es mejor que un único bufón en la corte-. Pero bueno, como bien sugiere Paco Calderón, el día que tiren sus computadoras y celulares, créales… antes, no.

Click sobre la imagen para agrandar.