Post-verdades

Post-verdades - Calderón

Post-verdades – Calderón

La presidencia de Donald Trump puso de moda dos términos: “Post-verdades” y “Hechos alternativos”. Para el Diccionario Oxford, quien la seleccionó como “palabra del año” la post-verdad “denota circunstancias en que los hechos objetivos influyen menos en la formación de la opinión pública, que los llamamientos a la emoción y a la creencia personal”. Las cosas son lo que son, siempre y cuándo coincidan con nuestra simpatía o antipatía a ciertos hechos. Lo de “hechos alternativos” ocurrió cuándo el presidente Trump salió a decir que “su ceremonia de inauguración ha sido la más concurrida en la historia”; los medios demostraron con fotos que no era cierto, que el Mall de Washington estaba más lleno en la de Obama. El vocero de Trump Sean Spicer dijo que eso era mentira, que su jefe había llenado más la plaza. Ante las criticas a tal descalificación salió a medios la asesora presidencial Kellyanne Conway a decir que no había tal mentira ni la descalficiación, sino que lo que Spicer presentó eran “hechos alternativos”. ¡Plop!

De manera similar en los actos fallidos de López Obrador en Nueva York: Antonio Tizapa, padre de uno de los 43 de Ayotzinapa le interrumpió un acto público y luego lo abordó en la calle, para exigirle que aclare por qué respaldó a Abarca para el cargo de alcalde de Iguala, si ya sabía sus nexos con el crimen organizado. AMLO suspendió un evento y luego le gritó “¡Cállate provocador!”, en tanto sus simpatizantes salieron a decir que “era un agente pagado por el PRI y el PAN porque no es posible que haya llegado a Nueva York solo”. Esos mismos no preguntan cómo un contingente de 20 padres ha ido a Berlín, París o Barcelona a actos de protesta y en busca de sus hijos. La verdad es que es un trabajador mirgante que vive allá, que ha hecho actos semejantes de “provocación” contra otros políticos mexicanos (del PRI, PAN y funcionarios), y que ha corrido el maratón de Nueva York dos veces con leyendas de #Faltan43. Así que no fue un hecho aislado para atacar a AMLO. Según unas versiones, AMLO no contestó sobre sus relaciones con los Abarca, pero le sugirió a Tizapa que le pregunte “a EPN y al Ejército; ellos los mataron”. Lo que no es objetivamente cierto (está claro que fue la autoridad local y grupos de narcotraficantes; y que si el ejército intervino fue para cerrar Iguala por petición del alcalde). Con esa desató molestia en el Ejército y en el gobierno mexicano.

Luego, un periodista de Proceso, revista de clara oposición al régimen, dijo que aisló el audio y que no le grita “¡Cállate!” sino “que te vaya bien” y que si se oye otra cosa es por la fonética tabasqueña. Aclaración que gustó a los simpatizantes del precandidato presidencial, pero incluso a él lo molesto según lo que dijo en Twitter: “Se retracta el de Proceso sin dejar de editorializar. Supone que el cállate es parte de “el acento del aludido”. Paladines de la objetividad”. Y ante la suspensión del acto y la no respuesta de AMLO, los simpatizantes dicen que es “por la Nobleza de AMLO”, quien pidió que no agredieran a quien lo agredía y no contestó para evitar que agredieran más al provocador… Así que bienvenidos al mundo de los “hechos alternativos” y las “post-verdades” de este lado del muro. Cartón dominical por Paco Calderón, que será aplaudido a rabiar por muchos y atacado por otros muchos, según encaje en su post-verdad o no..

Click sobre la imagen para agrandar.