Pet Cementery

Pet Cementery - Calderón

Pet Cementery – Calderón

Y tiene razón una vez más Paco Calderón en su cartón dominical: uno de los principales derrotados del martes pasado en la elección en Estados Unidos… es el partido ganador. En efecto, a la manera de Vicente Fox en su momento, al Partido Republicano lo agarró un candidato externo, con poca o nula experiencia política, los obligó a hacerlo candidato y luego presidente casi por accidente. Y en el camino atropelló algunas de las posiciones históricas de su propio partido o se fue a extremos políticamente incorrectos en sus propuestas.

Al final, el “Great Old Party”, el Partido Republicano, deberá cambiar su mascota del elefante -fuerte y con buena memoria- al gatito (pussy), cobarde y temeroso (pussy) al que agarraron por la vagina (pussy), lo llenaron de pus (pussy) y lo llevaron a dónde no quería, todo purulento (pussy)… como dice Trump que hace con las mujeres, “las agarro de la vagina y las llevo a comprar joyas o menaje de casa… porque no se resisten al tratamiento Trump… aunque sean casadas” -una de las frases que se dieron a conocer durante la campaña en el escándalo que casi le cuesta la silla-.

La cita de Ronald Reagan a que hace referencia es: “Los visitantes a esta ciudad en el Potomac -Washington- no vienen como blancos o negros, rojos o amarillos; no son judíos ni cristianos; conservadores o liberales; demócratas o republicanos. Son Americanos impresionados por lo que ha pasado antes, orgullosos de lo que para ellos es todavía… una ciudad brillante en una colina”, frase basada en un sermón del puritano John Wintrop al fundar Boston y a su vez citando el Evangelio según San Mateo, 5:14. Y sobre las cuatro acepciones de “pussy”, revisen el diccionario Merriam Webster: todas son correctas.