Sorpresa

Sorpresa - Jans

Sorpresa – Jans

No, Monsieur President Holandé… las armas que Francia (y Estados Unidos, Rusia, China y demás países productores) venden a las distintas facciones en guerra a lo largo y ancho del mundo NO tienen bando ni ética: cumplen su función, herir y matar, a personas de todos los bandos por igual. No discriminan si son franceses o musulmanes fundamentalistas. Y toda la sangre tiñe de rojo. Además, cuándo alguien está decidido a morir por su causa se vuelve más peligroso: un par de bombas, diez rifles y diez terroristas, y tienen una capacidad de matar muy eficiente: 14.3 a uno en promedio… Así que no se sorprendan y hagan algo con sus armas: destrúyanlas. Jans en Milenio.