ADIÓS A PACO CALDERÓN

Lo lamentamos. Hoy no habrá cartón de Paco Calderón. Ni durante la semana. Ni el domingo siguiente. Nos despedimos de él para siempre. A pesar de que lo habíamos leído desde 1977, que hizo sus pininos en “El Heraldo de México” y con su sección “Domingo Sie7e”, que escribía junto con Marco A. Flota. Y tras tres décadas de leerlo casi ininterrumpidamente, nos despedimos de su trabajo.

Sucede que esta Hemeroteca de Cartones tiene por norma no hospedar las imágenes de los cartones que publica. Se toman desde sus fuentes -de allí lo de hemeroteca- a las que se les da todo el crédito, y se mantienen allí. Por ello hay cartones que desaparecen -como Milenio, que los borra un año después de publicado- o medios que no se incluyen pese a su importancia, como El Universal y Reforma, porque son de suscripción.

Reforma y la familia Junco están molestos de que la cuenta de Twitter de Calderón en unos meses tenía 27,000 seguidores, y su sitio de Internet había acumulado diez millones de visitas. Piensan que cada uno de ellos debería pagar por ver a “su artista exclusivo”. Es un modelo de negocios respetable, pero que no compartimos. En particular en las noticias creemos que, dado que el costo de reproducir algo en Internet es casi cero, el ingreso debe venir de publicidad, no del lector. Evidentemente, ellos creen que deben cobrar al Lector Y al anunciante. Y no son baratos en ninguno de los dos casos. A pesar de ello, tienen problemas financieros. Y los seguirán teniendo. Pierden de vista que conviene más tener un medio con millones de visitas diarias -y vender publicidad con millones de impactos- que uno con miles de visitas que tienen que pagar por entrar. Es estúpido, inútil y absurdo… Pero es su decisión.

Los mejores medios del mundo –New York Times, The Economist– tienen un modelo híbrido: dan libre acceso a ciertos contenidos, y cobran por los contenidos premium. Pero en esos casos, ubican que sus páginas de “Opinión” -donde suelen englobar cartones- deben estar en la sección gratuita, porque son los que dan valor de opinión pública y peso político al medio. Entre más los leen, más influencia tienen. Y dejan las secciones de paga para información exclusiva o de mayor costo de producción. Reforma, por el contrario, bloqueó primero sus páginas de opinión, pensando que, dado que es contenido exclusivo, la gente pagará por leerlo. En la semana anterior, nos enteramos que también Sergio Aguayo cerró la distribución de su columna semanal de forma gratuita, porque sólo debe verse en Reforma y medios del grupo. Hace un par de años Reforma quitó el acceso gratuito a sus páginas de opinión desde aplicaciones de iPad o Blackberry. Mientras The Economsit distribuye diez páginas de su revista -incluyendo la editorial- gratuitamente, pero con publicidad obligatoria -no puedes pasar la página hasta no ver 5 segundos el anuncio-. Y miles de personas leemos gratis, vemos publicidad que vende más cara por su alto impacto, mantiene y aumenta su influencia política global. Tiene sentido periodístico Y sentido comercial. Reforma va por la lana y le vale gorro el lector, el anunciante y su influencia.  ¿El resultado? Desde que Grupo Reforma cobra sus contenidos, ha bajado su circulación e influencia, y ha elevado precios de publicidad y suscripciones, lo que agrava su crisis financiera. Los Junco están matando a sus medios impresos, no pueden migrar a medios digitales adecuadamente (no tienen tele, ni la tendrán; su portal es importante, pero pasó de ser el más visitado de México a uno de media tabla, superado incluso por SDP.Noticias), y con decisiones erróneas, en lugar de curarlo, lo enferman más. Con personas así no se puede.

Este debate no es nuevo, y uno de los pilares del equipo de este blog estuvo en el Primer Consejo Editorial de Reforma.com, hace casi doce años, y desde entonces se planteó el debate si cobrar o no. Y allí se expuso la decisión que guió casi ocho años de la política de ese medio. Pero vieron que, al cobrar, podían reducir las visitas en un 90% -abaratando sus costos- y aumentando sus ingresos. Lo intentaron, pero no contaron con la elasticidad-precio, decenas de miles de lectores se fueron para no volver.

Algunos lectores nos han recomendado tomar la imagen desde síntesis informativas del Gobierno o de las Cámaras, que son de acceso libre. No lo haremos, porque no son propietarios intelectuales de la información -e implicaría bajar la imagen, procesarla y hospedarla en nuestro servidor, lo que sería violatorio de los derechos de autor. Alguien más nos ha recomendado buscar periódicos de provincia que licencian los cartones de Calderón y son de acceso gratis. Si encontramos alguno -y si nos dan opciones en los comentarios, mejor- podremos volver a publicarlo. Mientras tanto, esta sección dominical dejará de tener el cartón de Paco Calderón, situación que lamentamos mucho, entre otras cosas porque, al ser el día de descanso del equipo que publica este blog, era muy sencillo buscar un único cartón en un único sitio que sabemos que les gustará y montarlo en cinco minutos, en lugar de los 30 a 45 que regularmente se usan en buscar entre casi 50 autores registrados la mejor opción del día y publicar entre dos y tres cartones diarios. En Monoaureo.com estamos a punto de cumplir tres mil entradas. No cobramos por ello, ni aceptamos publicidad. Creemos en la información y la opinión libre. Y sus visitas diarias, si bien no son por millones, nos mantienen activos y disfrutando lo que hacemos.

No nos gusta la medida de dejar de incluir al “caricaturista de la derecha”,  porque desbalanceará la opinión y nos priva de uno de los mejores caricaturistas de México y de los que más leemos. Pero es la que es legalmente correcta. Aquí respetamos los derechos de autor y lo que marca la ley. Por ello, con pena decimos “ADIÓS A PACO CALDERÓN” y con gusto decimos, “Jódete, familia Junco, sigue equivocándote…”.

UPDATE: Uno de nuestros lectores sugirió una forma adecuada para que podamos contar con los cartones de Calderón; una que cumple los requisitos legales para su uso y no pasa por el paywall de Reforma. Ya pueden ver el cartón dominical nuevamente; pero hemos dejado de usarlo entre semana por las dificultades adicionales que implica buscarlo. Bienvenidos nuevamente y no se lo pierdan en la sección “dominical” del Monoaureo.

4 pensamientos en “ADIÓS A PACO CALDERÓN

  1. Pingback: Derrumbes | Dichos y Bichos

  2. Al leer el encabezado casi salto para atrás como Condorito… soltando un “¡PLOP!”… imaginé que el Paco Calderón había muerto… Y no. Ahora bien… muchas veces sólo entro a Milenio para leer a Polo Jasso, y estaría dispuesto a pagar la parte proporcional para leer únicamente su tira cómica. Pero también pienso que sería paradójico, ya que de lo contrario no gozaría de tal fama si sólo publicase para su público en privado. Aún queda mucho por hacer en materia de derechos de autor. #Retoblog

    • Exactamente… Si creemos que tienen derecho a hacerlo; también sostenemos que es un “herror”. Pero… allá ellos. Lo malo es que los domingos dejarán de ser de Paco Calderón en Monoaureo.

Los comentarios están cerrados.