Por placer

Por placer - Chavo del Toro
Por placer – Chavo del Toro

Vaya lío cuándo mezclas cultura, ideología y política… Marx Arriaga, responsable de contenidos de la SEP (léase “libros de texto gratuitos”) comentó en una capacitación la semana pasada que “leer por goce es un acto de consumo capitalista”, y exhortaba a que se enseñara a los niños a usar los libros “como palanca del cambio revolucionario”. Por supuesto, esa declaración desafortunada generó un escándalo del que sólo lo salvó una cosa: llegó al cargo porque estudió con la esposa del presidente, Beatriz Gutiérrez, al grado de que sus tesis fueron asesoradas por el mismo profesor. Así que es “un consentido de la señora”, por no decirle “mascotita”. Pues bueno, el columnista Jorge F. Hernández, que era también Ministro para Asuntos Culturales de la embajada de México en España y director de la Biblioteca Octavio Paz. Pues fue despedido a raíz de que publicó en Milenio un texto que, aunque no mencionaba por el nombre, lo identificaba: “Por supuesto que se puede leer bajo la muy ideologizada militancia del errado o confundido bibliotecario improvisado que acaba de clamar algo en torno al consumismo capitalista como afán opuesto a quienes creen que leyendo reviven Playa Girón o las heridas de Camboya, cuando en realidad su tufillo más bien apesta a Pol Pot…. en el fondo se lee por placer y diversos placeres se quedan en pura lectura así sigan babeando las recuas increíbles de advenedizos absolutamente ilegibles”. Eso se publicó el jueves 5. El día 7, Enrique Márquez, el Director de Diplomacia Cultural de la Cancillería declaró que “no se le despidió por censura, sino por “comportamientos graves y poco dignos”. En un posterior comunicado, aclaró que lo hizo por “comentarios misóginos y despectivos sobre la embajadora en España, María del Carmen Oñate Muñoz -a la que erróneamente llamó Oñate Laborde-. En posterior columna en el diario español El País, Hernández aclaró que las posibles “referencias misóginas” ocurrieron en un entorno de amigos, en la que una persona ajena estuvo presente y amenazó con chantajearlo desde hace varias semanas, tema que intentó denunciar. Como sea, entre la mascota de la señora y el supuesto lenguaje “misógino” entre cuates, que no se ha probado, el escándalo sigue a Marx, a la SRE, a la SEP y a los creadores culturales, que o se manifiestan contra la censura o prometen defender el honor mancillado de una dama que se niega a ser catalogada como Primera. Chavo del Toro en El Economista.