Nadie y Polifemo

Nadie y Polifemo - Horax
Nadie y Polifemo – Horax

Hoy Horax en Milenio se lleva un aplauso de pie, por traer uno de los más grandes clásicos de la literatura universal al México de hoy. En la Odisea se narra que Odiseo llega a la isla de los cíclopes, donde el más temible de todos, Polifemo, era de temer. Entonces le dio un barril de vino y le dijo que se lo regalaba “Nadie” o “Ningún hombre”. Así que, cuando se durmió ebrio, Odiseo le sacó el ojo con una lanza. Ya ciego y fúrico, gritaba que “Nadie” le había causado daño, por lo que los demás cíclopes pensaron que se había vuelto loco y no hicieron nada por detener a Odiseo, quien se escapó escondido debajo de las ovejas, cuyos lomos palpaba Polifemo buscando a sus enemigos. Pues bien, el presidente López Obrador, que ha insistido que “Nadie debe estar por encima de la ley” ayer se mostró como Odiseo: dijo que su libertad de expresión es mayor “que cualquier reglamento”, por lo que seguirá compartiendo publicidad electoral, de sus programas sociales y encuestas que favorecen a su partido, aunque el INE le diga que no lo haga… y aunque él haya exigido el silencio gubernamental cuándo era opositor. Lo dicho, el cartón es una genialidad retratando a nuestro Odiseo y su amañada verdad e incongruencia.