El científico

El científico - Nerilicón

El científico – Nerilicón

Cuando pase el tiempo, el gran epidemiólogo Hugo López-Gatell habrá destruído su carrera al cederle el paso al rockstar Hugo López-Gatell. Con tal de no contrariar la gran fuerza moral y los deseos del presidente, ha dicho lo contrario de lo que todos dicen que se debe hacer: la cuarentena empezó tarde y se hizo mal; no quiso hacer pruebas tempranas y se negó a sugerir el uso de cubrebocas… Así, ayer alcanzamos nuevo récord de contagiados, el número de muertos sigue subiendo; vamos ya en sexto lugar mundial en número de muertes (superados por EE.UU. y Brasil, donde Trump y Bolsonaro se han mostrado igual de mal que con AMLO acá) pero en el lugar 106 en número de pruebas aplicadas por cada cien mil habitantes. Total, que ya que en verdad “domemos la curva”, al buen Hugo lo van a tener que mandar a volar por haber agravado un problema que era malo pero se volvió peor. Y todo por olvidar que debían ser lo expertos los que dicen qué hacer, y no al revés: recibir línea de sus jefes políticos y su enorme “fuerza moral”. Si se supone que les dieron toda la confianza para ello… y no lo hicieron. Por lo pronto, ayer se registró el mayor número de contagios, 6 mil 741, para llegar a 238 mil 511, y los muertos sumaron 679, segundo país más alto en el día, para superar los 29 mil. Pero Hugo sigue con el tema de la “fuerza moral”, como si su conjuro de Médico Brujo fuera suficiente, y más ahora que se vuelve a actividades normales. Nerilicón en El Economista.