Tranquilos, es honrado

Tranquilos, es honrado - Alarcón

Tranquilos, es honrado – Alarcón

Esta semana la Cuarta Transformación (4T) tuvo “la hora del aficionado”: trascendió que el subdirector de comunicación del CONACYT apenas tenía el tercer semestre de la carrera de comunicación a los 29 años, pero ha ganado concursos de poesía y cuento; que la Secretaria Ejecutiva de la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados (CIBIOGEM) es de profesión diseñadora de modas, pero ha hecho un estudio sobre técnicas tradicionales de conservación del maíz en la zona rural de la CDMX; que en las comparecencias en el Senado, uno de los candidatos para la Comisión Reguladora de Energía (CRE) confundió un Certificado de Energía Limpia (CEL) con su teléfono celular; en tanto que otra, al preguntarle qué es la CRE leyó una definición que encontró en Internet -y leyó con errores en algunos términos técnicos- y que “le hizo sentir muy bonito, muy segura de la tarea a desempeñar”. Por supuesto, la reacción inicial fue defender lo indefendible: que se atacaba al personaje por “su aspecto y por ser gay”, tema que nadie había dicho hasta que el CONACYT lo hizo público; que la “mafia de la ciencia” se negaba a tener a alguien con conocimientos tradicionales porque “buscan defender a las transnacionales y no el conocimiento tradicional”; que no hay que burlarse de que “no se sepan los acrónimos de un trabajo que aún no tienen”, aunque sean básicos para un experto en el tema… o que “estén tranquilos, ella es honrada y dijo que no sabía porque es transparente”. En resumen… que no importa lo importante de la tarea encomendada y la incapacidad real para ejecutarla: lo relevante es “que sean del Movimiento desde hace tiempo”, “que sean honrados” y que “no roben y sean éticos”, como si aceptar un trabajo para el que no están capacitados no fuera una falla moral tan grave o más: es una forma de corrupción. Alarcón en El Heraldo.

 

Anuncios