Política exterior

Política exterior - Nerilicón

Política exterior – Nerilicón

Dicen que en la filosofía Zen, una forma de ayudar a vaciar la mente es mediante Koans o pequeños poemas que plantean un acertijo que no se puede resolver. “Este el sonido de un aplauso con dos manos, ¿cuál es el sonido de una sola mano?”. “Si un árbol cae en el bosque y nadie lo atestigua, ¿hace sonido al caer?”. De ese estilo de acertijos sin salida es la definición de nuestra política exterior. Pide acercarnos a América Latina, pero se negó a recibir al presidente de Chile. Sin embargo, recibió al presidente electo de Argentina. No ha hecho viajes al extranjero, pero ha recibido decenas de visitas internacionales. Mientras que el gobierno mexicano se negó a reconocer a Guaidó como presidente de Venezuela, también sigue tratando a Evo Morales con la dignidad de presidente: Tiene guardia del (desaparecido) Estado Mayor Presidencial y le facilita seguir interviniendo en política interior boliviana, lo que está prohibido en su carácter de asilado político. Además, claro, de acusar a su sucesora de golpista. Pero ante la amenaza de Trump de venir a cazar narcos dice: “Colaboración si, intervencionismo no”. Y apela a la autodeterminación de los pueblos. ¿Cuál es la coherencia de la política exterior mexicana? ¿Verdad que es un Koan sin solución? ¿Sómos o no somos intervencionistas? ¿Queremos participar con todos o con los afines nada más? Nerilicón en el Economista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .