Tecnología electoral

Tecnología electoral - Magú

Tecnología electoral – Magú

Pues nada… que Evo Morales se quiere reelegir por tercera vez como presidente de Bolivia. E hizo lo que todo aspirante a Líder Moral de Izquierdas debe hacer: un fraude patriótico, para impedir que “la derecha llegue al poder” y que se haga realidad “un golpe militar, que ya estaba en marcha”. Lo curioso es que la misión de observación de la Organización de Estados Americanos reportó que hubo irregularidades en el proceso y sugirió una revisión a fondo, lo que podría llegar a una reposición del mismo. Hizo lo mismo de que se acusa a Manuel Bartlett para despojar de su triunfo a Cuauhtémoc Cárdenas en 1988, según la narrativa de izquierdas. Total, que eso de que fuera ganando la oposición, “se cayera el sistema” y luego hubiera una victoria contundente de Evo, al tiempo que manifestantes “quemaron” instalaciones del Tribunal Electoral en dónde estaban parte de los paquetes sospechosos y que ahora “no se puedan probar el contenido de varios paquetes” hacen todo eso muy sospechoso. Lo bueno es que México ya alzó la voz de protesta. Lo malo es que lo hizo para asumir que la OEA no tiene por qué opinar en un proceso electoral (al que fue convocado como observador por la autoridad electoral) porque eso es interferir “con la voluntad popular que se expresó contundentemente a favor del candidato ganador”. México: no meterse es precisamente NO calificar la elección. Si no estábamos de acuerdo con calificar, no nos sumamos al grupo de observadores. Y tampoco señalamos ganadores, por mucho que Evo se queje con su “Evo es pueblo” y”Evo sabe que solo el pueblo puede salvar al Pueblo”.  ¿Nos metemos a favor similar al de 1988 o, mejor aún, no nos metemos? Magú en La Jornada.