Reporte Guerrero-Culiacán

Reporte Guerrero-Culiacán - Magú

Reporte Guerrero-Culiacán – Magú

De acuerdo en que nadie quiere una masacre, y menos si es para detener a una persona. Por eso, las detenciones de ese nivel se hacen con más inteligencia: cuándo no están en uno de sus puntos o ciudades fuertes, con más elementos y en un horario que no dañe a la población civil. Y menos si el objetivo de la detención es la extradición a EE.UU. Ahora, quedaron mal con la ciudadanía -que les valemos gorro-, con los gringos -que perdieron la pieza que ellos “pusieron”, dando inteligencia de su ubicación-, con los soldados muertos y sus familias -debería ser mayor la preocupación- y hasta con el narco. Ahora, si lo de Culiacán fuera un hecho aislado, vaya y pase: pero esta semana -sin ir más lejos- tenemos incidentes similares, aunque no tan graves, en Michoacán, Guerrero y Guanajuato. Lo grave es que el presidente aún no asume que esa estrategia no es correcta. Y el reto será sobrevivir a la ira de los gringos. Porque, al confesar en la mañanera que él dio la orden de liberarlo, se vuelve un elemento poco confiable en la lucha contra el narcotráfico. Y su estrategia de atender las causas es la correcta; lo malo es que esa toma de 5 a 10 años (una generación) en funcionar, y no tiene los incentivos suficientes para que fructifique. Porque según un trascendido de ayer, el grupo del Chapo ofreció 20,000 diarios a los sicarios que participen, por cada día de combates. ¿Puede eso con 3,000 de beca mensual durante tres años? No, no basta. Y lo de acusar con mamás y abuelitas menos sirve. Magú en La Jornada.

Un pensamiento en “Reporte Guerrero-Culiacán

  1. Pingback: Monoaureos de la semana: del 20 al 26 de octubre – MonoAureo

Los comentarios están cerrados.