Un cierto parecido

Un cierto parecido - Nerilicón

Un cierto parecido – Nerilicón

¡Vaya escándalo cuándo el presidente Peña Nieto recibió en Los Pinos al yerno y asesor de Donald Trump, Jared Kushner! La oposición -particularmente la de izquierda- dijo que eso era entreguismo del más bajo, un error irreparable y un daño al país que ameritaba prisión preventiva y quién sabe qué más. Pero ahora que trascendió que el presidente López Obrador recibió en la casa de Bernardo Gómez (directivo de Televisa) al yerno y asesor de Donald Trump, Jared Kushner, no sólo no pasó nada: el presidente declaró que fue una “reunión redonda”, que se realizó allí “por comodidad y facilidad, porque es un amigo común”, y que lo critican “porque están celosos de Televisa”. Una maroma que leímos por allí: “la diferencia es que EPN era gerente del país al servicio de una minoría rapaz y fue a recibir órdenes en la casa presidencial, y que AMLO es el presidente del país al servicio del pueblo y fue a defender a la patria en un espacio no oficial para bajarle el nivel a Kuschner”. No, pues si. Dolia Estévez y Carmen Aristegui, que solían hasta filtrar las llamadas presidenciales de Trump con Peña a minutos de ocurridas, declararon que “no sabían que hubiera tal reunión, es una mentira” (hasta que el presidente la confirmó) y que “no trascendió la agenda”, la que ya se supo.. Los temas, conocidos por otras vías, fueron el T-MEC, que podrá ser cancelado por la mayoría demócrata (en plena campaña presidencial allá) por lo que Trump evaluará si se retira, y la crisis migratoria, que según los americanos no se ha resuelto porque México la impulsa. Así que tenemos en puerta una recesión (por la cancelación del TLCAN y la no aprobación del T-MEC) y una crisis humanitaria por los migrantes… pero el tema es que estamos celosos de Televisa. No, pues vaya que hay maromas más complicadas que otras. Nerilicón en El Economista.