Protocolo: no hacer nada

Protocolo: no hacer nada - Jabaz

Protocolo: no hacer nada – Jabaz

Ante la tragedia en Tlahuelilpan, Hidalgo, en donde el estallido de un ducto picado dejó ya más de 80 muertos y 60 heridos, se abre un debate: de un lado, los familiares de las víctimas exigen indemnizaciones de hasta 10 millones de pesos. Pero, la verdad, es que estaban cometiendo un delito y lo que deberían recibir son 10 años en prisión. Que la atención médica y los funerales no se les nieguen nos parece correcto; decir que hacían lo que hacían porque “el neoliberalismo no les dejó opción” es un camino harto peligroso. Porque es atacar el estado de derecho desde el mismo Estado que lanzó un combate frontal a este delito. Y en el otro tema a debate: había soldados y policía federal. Pero ante las burlas y ataques -más el antecedente de militares secuestrados y golpeados en esa zona la semana pasada-, todo promete que la inacción o “el intento suave de persuasión” que no llega a nada será la vía a seguir. Vaya que se complican las opciones para el propio gobierno: ¿Impunidad a los delincuentes porque también son víctimas? ¿Premiar al ejército ante la inacción, porque no “causó directamente” la tragedia en la que, por omisión, también son culpables? Vaya lío. Jabaz en Milenio.

 

Anuncios