El adiós a Cervantes

Adiós, Cervantes - Alarcón

Adiós, Cervantes – Alarcón

A la renuncia de Raúl Cervantes siguió el sospechosismo: ¿Se va porque encontró algo en el caso Oderbrecht que no le dejarán investigar? ¿Se va porque encontró algo en el caso Oderbrecht que le ordenarán investigar? ¿Se fue para no entorpecer los cambios legales sobre la nueva Fiscalía General, frenadas por lo del “Fiscal Carnal”? ¿Se fue para, como ciudadano, poder competir para ser el Fiscal General en lugar de tener el pase automático? ¿Se fue para poder ser nombrado ministro de la Suprema Corte de Justicia en noviembre de 2018? ¿Se fue porque no tenía cambio para seguir pagando el parquímetro del Ferrari? Sepa la bola. Por lo pronto, Alarcón en El Heraldo le dice “adiós, Cervantes”.