Metro desastre

Metro desastre - Nerilicón
Metro desastre – Nerilicón

Veamos: El sábado pasado, se quemó el Puesto Central de Control 1 del Sistema de Transporte Colectivo Metro (STC Metro) de la ciudad de México. Esto afectó a seis líneas y dejará fuera de circulación por al menos tres meses a las tres principales -y más viejas- líneas del sistema: la línea 1, Pantitlán Observatorio; la línea 2, Cuatro Caminos Taxqueña; y la línea 3, Indios Verdes Universidad. Esto afectará a unos tres millones de usuarios -que serían más, pero la pandemia de COVID tiene a la ciudad de México en semáforo rojo, por lo que no todos los cinco millones de usuarios que cotidianamente tiene este transporte. El detalle es que el año pasado se pidieron seis mil millones para el mantenimiento y no se dieron, en parte por la austeridad. Así que el muerto y los 30 intoxicados que hubo en ese incendio se debieron, en parte por un austericidio. Porque, por ejemplo, tenía casi 10 meses que el STC Metro no tenía un subdirector de mantenimiento: la directora general asumió esa función, en parte para no gastar, en parte para “que no le dieran pretextos de por qué no se hacían las cosas”. Y está bien ahorrar y no desperdiciar, pero hay una manera de hacer gasto eficiente, y otra de cometer barbaridades por una actitud cuentachiles y absurda. Ahora, se requieren al menos 10 millones de dólares y tres meses para reponer lo perdido ayer. ¿Habrá con qué, o “con un trapito sale el golpe”? Veremos si Claudia Sheinbaum resuelve bien el problema o abandona su precandidatura presidencial para 2024. Porque esta crisis es una verdadera oportunidad de mostrar si sirve o no. Nerilicón en El Economista.

Un pensamiento en “Metro desastre

  1. Pingback: Metro desastre II – MonoAureo

Los comentarios están cerrados.